Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, en nuestra Política de cookies

Sillas de ducha 

Sillas de ducha


Clases y tipos de sillas de ducha


Silla de ducha sin ruedas


Clases y tipos de sillas de ducha


Silla de ducha sin ruedas
Más
por página

Por sus reducidas dimensiones se puede utilizar tanto en bañera como en ducha.

30,00 €
Vista rápida

Taburete sin respaldo, especialmente diseñado para ser utilizado en el baño. El asiento tiene desagües y asideras integradas para mejorar la higiene y la seguridad

32,00 €
Vista rápida

Diseño elegante y funcional, combina bien en cualquier ambiente

35,00 €
Vista rápida

Banqueta de baño de diseño especial. El nuevo diseño proporciona más comodidad y ayuda a una mejor incorporación

35,00 €
Vista rápida

Banqueta de aluminio para la ducha plegable. Las patas se regulan en altura

35,00 €
Vista rápida

Diseño elegante y funcional, combina bien en cualquier ambiente

36,00 €
Vista rápida

Taburete sin respaldo, especialmente diseñado para ser utilizado en el baño. El asiento tiene forma de herradura, para facilitar la higiene íntima

37,00 €
Vista rápida

Taburete regulable en altura y desmontable sin necesidad de herramientas para facilitar su transporte. Producto totalmente  inoxidable, fabricado en aluminio y plástico

39,00 €
Vista rápida

Con escotadura higiénica

40,00 €
Vista rápida

Silla completa con respaldo, especialmente diseñada para ser utilizada en el baño. El asiento tiene desagües y asideras integradas para mejorar la higiene y la seguridad

41,00 €
Vista rápida

Con bandeja extraíble para colocar objetos de higiene: gel, champú, esponja,... Debido a sus dimensiones puede ser apto para la bañera

42,00 €
Vista rápida

Práctico asiento de altura graduable para asegurar que se adapta perfectamente a las preferencias de cada persona

47,00 €
Vista rápida
Mostrando 1 - 12 de 39 elementos

¿Cómo escoger una silla de ducha?

Las personas con movilidad reducida tienen diversos problemas para poder realizar cualquier actividad de su rutina diaria. Una de las acciones más delicada en la hora del baño, por lo que las sillas para ducha son una gran ayuda. Para todo el baño es un momento intimo, reservado, y peligroso por las posibles caídas o resbalones. En el caso de personas con movilidad reducida o enfermas todo esto se incrementa por lo que contar con dispositivos que ayuden a prevenir accidentes, caídas o proporcionen algo de independencia presenta un alivio para los usuarios.

Por suerte, existen dispositivos que ayudan y facilitan tareas, como la de la higiene personal, mediante aparatos prácticos y automatizados como sillas para ducha.

Cuidador y familiar se verán apoyados por la libertad de movimiento y sin la necesidad de ayuda o cargar en brazos con la persona. Una vez dispuesto a comprar un a silla de ducha tenemos que tener en cuenta que no todas valen. Actualmente, existen multitud de posibilidades, pero tenemos que asegurar que cubra nuestras necesidades.

Para ello, nos fijaremos en los siguientes puntos:

  • Una silla de ducha tiene que ser segura. Tenemos que pensar dónde se va a utilizar; en hospitales, residencias, o en el domicilio de la persona. Tendrá que permitir facilidad de uso y evitar sobreesfuerzos.
  • Estas sillas tienen estructuras distintas y podemos encontrar diversidad de diseños: taburetes, sillas con reposabrazos o con respaldo, en forma de “U”… El modelo de silla que elijamos dependerá de nuestras necesidades.
  • Una silla para ducha debe ofrecer facilidades para la higiene. Fáciles de usar y de lavar y que no se oxide.
  • Otro detalle importante para una silla de ducha es la comodidad. Las más recomendadas son las sillas de aluminio por su ligereza y comodidad a la hora de moverla.
  • Una silla de ducha con altura ajustable con posibilidad de ajustar las alturas y ser utilizadas por el resto de la familia.
  • La silla de ducha retráctil nos permite desmontar y trasportar la silla con mucha facilidad.

¿Cómo escoger una silla de ducha con ruedas?

Decidirse por una silla de duchas con ruedas es la opción ideal para facilitar la movilidad del usuario durante su aseo. Las sillas están provistas de ruedas para una amplitud de movimiento más cómodo.

Los factores que deberemos tener para la elección de nuestra silla de ducha con ruedas son:

  • Características del usuario: grado de movilidad, edad, enfermedad  etc.
  • Espacio disponible.

Una vez tengamos las respuestas a las cuestiones anteriores podemos valorar el tipo de silla:

  • Silla de ducha giratoria
  • Sillas con inodoro para ducha y wc con apertura de asiento en la parte delantera, trasera o central para una correcta higiene intima.
  • Sillas con inodoro de ruedas grandes para el exterior o pequeñas para el uso exclusivo en los platos de ducha

Acercándonos a la compra de nuestra silla de ducha con ruedas idónea, vamos a valorar los elementos que la completan según nuestras necesidades:

  • Opciones de ruedas: Existen algunos modelos a los que se les puede cambiar fácilmente, dependiendo de nuestras necesidades. Generalmente, en sillas que solo se van a utilizar en el baño se pueden elegir ruedas con dimensiones de cinco pulgadas. Sin embargo, si se va a utilizar también en el exterior, tendríamos que pensar en unas 24 pulgadas.
  • Material: El hecho de que la silla vaya a estar en el baño en contacto con el agua y la humedad debemos pensar en materiales de gran calidad para evitar el deterioro de la estructura. Debido a esto, las sillas podrán ser de aluminio, de acero inoxidable o mezcla de ambos materiales.
  • Respaldo: El tipo de respaldo para la silla de baño o wc tendrá que ser suave y cómodo.
  • Anchura y peso: Tener en cuneta el peso y dimensiones del usuario para ajustar la elección de la silla a las características del usuario.
  • Colores: En algunos casos, existen diferentes colores para modelos determinados de sillas por lo que el usuario puede decidir el que más le guste.

¿Qué tipo de silla de ducha escoger: con o sin ruedas?

Una silla de ruedas para baño es un elemento muy necesario para todas las personas que tienen alguna discapacidad o limitación de movimiento. Es una silla especial que confiere a la persona una independencia e intimidad a la hora derealizar sus rutinas de aseo y baño. En el mercado podemos encontrar diferentes modelos de silla de ducha con rueda so sin ruedas, por lo que tenemos que analizar nuestras necesidad y las los modelos que se nos presentan para saber qué es lo que nos conviene.

Los factores que deberemos tener en cuenta para decantarnos por una silla de ducha u otra será: el grado de discapacidad, el espacio del baño y la movilidad que tiene el usuario con discapacidad.

Grado de discapacidad de la persona

Si el usuario tiene alguna discapacidad temporal o sencilla puede que con una silla de ducha básica sin respaldo sea suficiente. Son asiento de plástico, muy resistentes con orificios para la salida del agua. Pero si la persona con discapacidad no mantiene el equilibrio lo que aconsejamos en una silla de ducha con respaldo e incluso con apoyabrazos.

Espacio del baño

Si el espacio del baño o ducha es grande, elegir una silla con respaldo, apoyabrazo, giratoria o multiusos no supondría un problema. Pero si el espacio es un problema tendremos que pensar en una silla abatible. Las sillas de ducha abatibles se atornilla en la pared para poder integrarlas dentro de la estructura del baño.

Movilidad de la persona con discapacidad

Para una persona con un grado de discapacidad leve, las sillas más adecuadas podría ser las sillas .abatible o sin respaldo. Sin embargo, si el grado de inmovilidad es alto es muy probable que necesitemos una silla de ducha giratoria e incluso una silla de ducha multiuso, si queremos ahorrar. Las sillas de ducha multiuso tienen una estructura resistente a la corrosión pudiéndose usar en la ducha. Cuenta con ruedas y horquillas para usarse en el interior de la casa.

Ventajas y beneficios de utilizar una silla de ducha

Cuando buscamos una silla de ducha nos gustaría encontrar una combinación de seguridad, higiene y comodidad. Pues bien, es posible. Las sillas de ducha permiten al usuario sentirse seguro y con independencia para realizar las rutinas de aseo diarias.

Las características de las sillas de ducha las hacen perfectas para que el usuario se duche con la máxima comodidad y, por supuesto, higiene independientemente del peso de usuario; la diversidad de modelos en el mercado, facilita la adaptación de diferentes pesos.

Destacamos las siguientes ventajas para las sillas de ducha:

  • Diseño. La estructura moldeada aplicada en diferentes tipos de sillas como: taburetes, sillas con respaldo, sillas con reposabrazos, etcétera. Además, cuenta con orificios que permiten el paso del agua y evitan que se acumule.
  • Comodidad. Las patas permiten regular la altura de la silla. Son estructuras de aluminio y permiten situar el taburete de baño o silla a la altura que el usuario quiera o necesite.
  • Seguras. La silla de ducha tiene unas patas con conteras antideslizantes fabricadas en goma, que impiden que la silla pierde la estabilidad y se deslice.
  • Movilidad. Sillas con respaldo y asas moldeadas para facilitar su transporte. con mayor facilidad.
  • Limpias: Son inoxidables y cumplen con materiales que facilitan la limpieza con agua, jabón y un paño húmedo.

Ventajas de comprar sillas de ducha en Ortocomercio

Atención personalizada
Pago seguro
Presupuesto personalizado
Cumplimiento normativa CE
Servicio técnico oficial de WinnCare

Preguntas frecuentes de nuestros clientes

Respuesta

Para llevar a cabo la instalación de la silla de ducha, debemos asegurar que no hay ninguna tubería ni cable eléctrico que pueda verse afectado en el momento de taladrar.

Marcaremos los puntos de fijación donde se colocará el asiento con ayuda del nivel y procederemos a taladrar la pared en los puntos señalados para realizar los agujeros.

Una vez hechos los agujeros, con un martillo colocamos los tacos y empezamos a fijar los soportes con unos tirafondos de acero inoxidable. Ajustamos poco a poco hasta asegurarnos que la silla queda fija y segura.

Al ser una silla plegable no nos ocupara demasiado espacio y será mucho mas cómoda para ducharnos.

Respuesta

Los tipos de sillas de ducha destacados en el mercado son las sillas removibles y las sillas con respaldo y apoyabrazos.

Las sillas removibles son las sillas que se colocan a la hora de la ducha y se retiran al finalizar. Son resistentes y cómodas. Se utilizan dentro y fuera de la ducha. Aptas para usarlas tanto dentro como fuera de la ducha. Las sillas con respaldo y apoyabrazos: ofrecen comodidad y confort al usuario.

Respuesta

Cuando necesitamos una silla con wc en cualquier otra habitación de la casa, recurrir a la sillas con inodoro en la habitación, resulta una muy buena opción. Además sirven también para la ducha, adaptando la cubeta para poder usarla en cualquier otra zona de la casa.

Esto es lo que opinan nuestros clientes sobre nuestras sillas de ducha

Cima